Compartir

En esta Navidad todos los fogones están encendidos; hay una deliciosa preparación en proceso y mentalmente vamos construyendo felicidad interior presagiando el enorme disfrute de compartir los alimentos y momentos felices con nuestros seres queridos.  Y así se posiciona la gastronomía dominicana en el mero corazón; el único lugar donde los sabores se acomodan gustosamente y proliferan.

La creatividad, conocimiento, pasión y orgullo desbordan en nuestro país y, sumados a la abundancia de productos y servicios de calidad, producen la “temperatura” ideal para llevar a la gastronomía dominicana a niveles ideales de ebullición.

Como el aroma de un buen café nuestro recién colado, un extraordinario futuro se avecina para nuestra gastronomía. Si ahora somos buenos, mañana seremos mucho mejores. Y con esta visión hacia el 2020 la Academia Dominicana de Gastronomía despide el 2019 y agradece por todo y a todos la intención, esfuerzo, aportes, sonrisas, apoyo, colaboración y, sobre todo, los momentos que compartimos en armonía las bondades del componente más sabroso de nuestro patrimonio cultural.

Feliz Navidad.

También te puede interesar